El descanso o el poder dormir tranquilamente incluso tomar una pequeña siesta después del almuerzo nos ayuda a revitalizar nuestro organismo, el dormir es más que un acto de cerrar los ojos y soñar.

El sueño profundo se siente más placentero cuando estamos muy cansados, esto es debido a que nuestro organismo se relaja en forma tal que las células se revitalizan y se reconstruyen cada vez que dormimos, por eso los médicos siempre mencionan como esta y cuanto es nuestro periodo de sueño cada día.

Uno de los órganos que más beneficios recibe de este descanso es nuestro cerebro, al dormir nuestro cerebro detiene momentáneamente su trabajo y entra en función “recargando batería” es por eso que al despertar nos sentimos con más vitalidad y nuestras ideas y pensamientos fluyen mejor incluso pueden ser hasta más positivos que antes de dormir.

 

Analiza cuál o cuáles de las siguientes acciones no permite que tengas un sueño tranquilo.

  • Utilizar un teléfono inteligente, ver televisión o jugar videojuegos

Siempre tenemos la costumbre de ver la telenovela favorita o echarle una miradita a nuestro teléfono para ver nuestras redes sociales o mensajes pendientes que dejamos en espera, pues bien el hacer estas acciones obstruyen en nuestro cerebro una hormona llamada Melatonina que su principal función es ayudar a nuestro cuerpo a quedar dormido. Los video juegos y la televisión emiten una luz azul que nuestro cerebro la percibe y evita el buen funcionamiento de la Melatonina, lo mejor es ver televisión o conectarnos con nuestro teléfono inteligente una o media hora antes de dormir.

  • Tomar una taza de café, incluso si es descafeinado

En ciertas regiones es costumbre tomar un “tintico” para charlar, para quitarnos el frío, y hasta para antes de dormir, pues bien, una taza de café puede contener entre 80 a 120 miligramos de cafeína y dicha cafeína puede estar dentro de nuestro cuerpo por espacio de hasta 12 horas provocando insomnio continuo, si lo tuyo es tomar una bebida caliente después de cada comida lo mejor es tomar una bebida aromática que te ayudará a quemar un poco de grasa consumida durante las comidas.

  • Comer cacao o chocolate

Otra fuente importante de cafeína es el chocolate en todas sus presentaciones, el consumir alguna porción de chocolate puede aumentar nuestro ritmo cardiaco y alterar nuestra falta de sueño, es por eso que se dice que… “cuando estés triste o tengas una pena comete una barra de chocolate” ¿por qué?, porque el chocolate contiene Teobromina, el cual es un compuesto químico alcaloide con funciones similares de la cafeína.

  • Consumir alimentos con picante o alimentos grasosos

Es bien sabido que consumir alimentos cercanos a la hora de dormir no es muy aconsejable y más si hablamos de alimentos que tengan picante o que sean grasosos el cual inevitablemente nos producirá un reflujo acido, por tal motivo debemos consumir nuestros alimentos al menos dos horas antes de dormir para que nuestro organismo pueda digerirlo en forma sana.

  • Fumar uno o varios cigarrillos

De entrada tenemos que decir que fumar es muy nocivo para la salud y para conciliar el sueño es aún más perjudicial, muchas personas fuman para relajarse pero la nicotina es un estimulante que puede generar más insomnio y la abstinencia al mismo puede provocar en los fumadores que estos se levanten más temprano en la mañana para fumar lo que no pudieron consumir al finalizar el día anterior.

  • El trabajo intenso

El tener extenuantes y largas horas de trabajo y más cuando son físicas permiten que tengamos cansancio y sueño, pero en realidad al día siguiente nuestro cuerpo quiere seguir durmiendo, esto es debido a que nuestras energías no están recargadas al cien por ciento y necesitamos más sueño, lo anterior se puede compensar si tenemos una o varias rutinas de ejercicio pero no en el trabajo si no dedicadas a nuestro cuerpo, ya sea en un gimnasio en nuestra propia casa.

  • Subir la calefacción de la habitación

Dependiendo del lugar o altura sobre el nivel del mar en la que se habite, no es aconsejable subir la calefacción de nuestro cuarto al momento de dormir, la temperatura corporal tiende a disminuir un poco durante la noche, pero lo ideal es dormir lo más fresco que se pueda, si necesitas subir la calefacción no la subas más de un grado de la temperatura normal que tienes durante el día.

  • Las mascotas deben estar en su lugar

Algunas mascotas se han convertido en un miembro más de la familia, pero no debemos olvidar que cada miembro dentro de la casa tiene su lugar. No lo decimos por capricho, científicamente está comprobado según la Universidad de Kansas, el 63% de las personas que comparten su cama con algún “amiguito peludo”, no pueden conciliar el sueño. Las mascotas y más si hablamos de aquellas que son de pelaje abundante, donde se posan van dejando parte de su pelo y caspa que al contacto con nosotros pueden generar afecciones respiratorias y alergias que al final pueden estar afectando nuestro sueño.

  • Tener disgustos o peleas

“Nunca te vayas a la cama enojado” y menos si es con tu pareja, una de las causas del insomnio es el estrés, cuando la hormona Cortisol se eleva tu organismo entra en modo ofensivo y reacciona con repulsión a cualquier situación donde la persona se sienta agredida, por lo general cuando hay una discusión queda en el ambiente una tensa calma y al momento de dormir esos pensamientos rondan en la cabeza y damos vueltas una y otra vez pensando en lo sucedido, lo aconsejable para estos casos es ir a la cama a descansar dejando todo resuelto.

Recuerda que una mente sana ayudará a mostrar un cuerpo sano, “Tú eres el reflejo de tus pensamientos”.

 

Luis Hernán Fernández

Imagen de Claudio_Scott en Pixabay