¿Ahora comer de todo no engorda?

Desde un tiempo para acá las dietas han cambiado y las nuevas generaciones sostienen la teoría que comer de todo no engorda siempre y cuando sea en porciones razonables.

125

Anteriormente se hablaba de las dietas alimenticias como una meta, un logro a alcanzar, y muchas veces era un sueño insuperable debido a las innumerables tentaciones que se nos presentan cada día, desde una deliciosa torta de chocolate en la mañana hasta un postre en la noche pensando que sería ideal para mantener nuestro régimen porque no tiene muchas calorías. Y ni hablar de las dietas que empezábamos todos los primeros meses del año para rebajar esos kilitos de más acumulados durante las fiestas de final de año.

Hoy día la tecnología, la ciencia y el pensamiento del ser humano se ha desarrollado de forma tal que esas comidas que antes creíamos que eran perjudicial para perder nuestra dieta se han convertido en la base fundamental para mantener una buena alimentación y no subir de peso.

Antes teníamos que decirle adiós a las carnes, a las harinas, a las yemas de huevo, adiós a los lácteos, etc. Pero si reflexionamos todos estos alimentos son de origen animal, entonces ¿por qué nos decían que consumirlos interrumpiría nuestra dieta?

En estos momentos nos vemos abocados por infinitos campañas publicitarias incitándonos a comer de todo aquello que era “prohibido” y además que el origen de estos alimentos es 100% natural, y siempre observaremos en los principales medios de comunicación campañas sobre el huevo, la leche, las carnes rojas, el pollo, etc. Y cada que vez estos anuncios ¿no quedas antojado de comerte una presión de un jugoso filete? Cuando te sientas a la mesa por estos días es muy diferente como era antes ¿verdad?; antes de empezar a comer ya miras la comida con ojos diferentes, miras tu plato y lo haces con objetividad siempre buscando comida sana, saludable y que mejor si es de origen orgánica.

Para resumir, podemos consumir todos aquellos alimentos que nos proporcionan vitaminas, minerales y todos esos nutrientes que no deseamos consumir sintéticamente, todas estas recomendaciones deben estar avaladas por el médico de cabecera quien es la última persona que determina si nuestro organismo está en óptimas condiciones para consumir ciertos tipos de comidas que no vayan en detrimento de nuestra propia salud. 

Para tener un excelente estilo de vida es importante saber y conocer el origen de nuestros alimentos, y saber de primera mano cuál es su tabla nutricional y en qué forma me podrá ayudar.

Toda dieta o comer sanamente siempre estará ligado a la excelente metabolización que ejerce nuestro cuerpo y para ello una buena alimentación irá de la mano con una rutina diaria de ejercicio.

“Comer de todo no es un delito, nuestro cuerpo necesita nutrientes naturales”

Autor: Luis Hernán Fernández