Ámame sin compromisos.

Cuando le pides al otro alguna cosa más allá, como acompañarte a un lugar o hacer juntos algo más,  le estás imprimiendo un sutil toque de formalidad que no aplica a la palabra “ocasional”…

303

Todos pasamos por esa etapa que no queremos compromisos, pero de vez en cuando anhelamos compañía, y es allí cuando surge la tentación de la relación ocasional. Sin embargo, como seres sociales podríamos no estar preparados para asumir una situación de este tipo. Aquí te presentamos algunas consideraciones si piensas lanzarte a esta aventura:

  1. Busca a alguien en tu misma sintonía: Ser honesto en cuanto a lo que se desea es el primer paso para evitar malos entendidos. Decir desde el principio que se pretende equivale a poner las cartas sobre la mesa esto hará que después no hayan reclamos innecesarios. 
  2. Evita las formalidades: Estar inmerso en una relación casual es precisamente eso, cuando le pides al otro alguna cosa más allá, como acompañarte a un lugar o hacer juntos algo más,  le estás imprimiendo un sutil toque de formalidad que no aplica a la palabra “ocasional”
  3. Mantente relajado: La idea es disfrutar la ocasión y dejar fluir la situación. Si alguna de las dos partes comienza a demandar  más es hora de decir adiós.
  4. No se involucren más de lo sexual: Conocer a los amigos, padres y familia de la otra persona es una ecuación que no tiene cabida, si desde el principio ya tienen claro que quieren.
  5. No le dediques todo tu tiempo libre: Si tus momentos de esparcimiento los utilizas íntegramente en tus encuentros furtivos acabarás liándote emocionalmente.
  6. Diviértete y experimenta: Hay muchos peces en el mar, la exclusividad no va de la mano en esta situación.
  7. Carpe Diem: Vive el día, cada tiempo con su propio afán, proyectarse a futuro no es una opción.
  8. Experimenta cosas nuevas: La experiencia siempre suma, hacer algo que quieres es sano siempre que tomes las precauciones necesarias.
  9. Vive sin culpa: Si la relación se termina, tómalo con calma y sigue tu vida. Las parejas ocasionales son una compañía de momento, alguien para conocer y divertirse. En muchas ocasiones, puede surgir una buena amistad si tienen la madurez necesaria para avanzar sin dramas al siguiente escalón.
  10. Tendrás historias que compartir: Si bien la discreción es una virtud, asumirlo como una anécdota será enriquecedor.

Finalmente, este tipo de relaciones no son condenables, siempre que actúes con la responsabilidad, honestidad y el respeto que se merece la otra parte. Disfruta porque si estás soltero(a)y sin compromiso puedes hacer lo que quieras, cuando quieras. La vida no espera.

Fuente:  Relaciones.uncomo.com
Imagen:  Pixabay