Aprendiendo a manejar tu tiempo

Es necesario establecer tus prioridades, seguramente tu trabajo es muy importante, pero tu familia también lo es…

31

El tiempo es uno de nuestros mayores enemigos, especialmente cuando se trata de manejar nuestro negocio, pues mientras más tenemos por hacer, más nos cuesta organizarnos y cumplir con todas las obligaciones que tenemos pendientes. Aquí podrás conocer algunas leyes que te facilitarán lidiar con ello mucho mejor.

Claridad. Estar claro en lo que quieres lograr te  evitará perder el tiempo en detalles, pues sabes exactamente cuáles son tus metas y hasta dónde quieres llegar. “Mientras más claras tengas tus metas, más efectivo serás para lograrlas”, señala Brian Tracy, quien se especializa en temas de auto-ayuda, administración del tiempo, entre otros.

Prioridades. Es necesario establecer tus prioridades, seguramente tu trabajo es muy importante, pero tu familia también lo es, por lo tanto, debes tener un balance para que cada uno reciba la atención que requiere sin que ninguno salga perjudicado.

Postergaciones. Si dejas para luego una actividad para comenzar otra, es muy probable que no lleves a cabo ninguna de las dos. No comiences un nuevo proyecto sin haber culminado lo que has estado haciendo de manera satisfactoria.

Activo valioso. “Tu activo más valioso es tu habilidad para lucrar (generar ingresos)”. La experiencia que has construido a lo largo de tu vida es tu mayor recurso, pues es lo que te permite generar tus ganancias. Aprende cada día algo nuevo y aplícalo a tu vida laboral.

Planificación. Planificar cuál va a ser tu plan de acción te ayudará a cumplir tus metas con más efectividad. El tiempo que inviertas en la planificación será recompensado con una mayor productividad. 

Compensaciones. “Tus compensaciones personales están determinadas por los resultados que alcanzas”. Si quieres obtener buenos resultados, debes saber que debes esforzarte más. Ello te generará un mejor ingreso. 

Secuencialidad. Cuando aprendes a manejar mejor tu tiempo, entonces estás en la capacidad de realizar cada actividad siguiendo una secuencia, ese orden te ayudará a establecer prioridades y llevar a cabo lo planeado. 

Oportunidad. Reconocer una oportunidad cuando aparece y sacar el mejor provecho de ella, significará una diferencia en los resultados. Sin embargo, no confundas el término con ser oportunista, la idea es mejorar el rendimiento de tu negocio, no buscar nuevos negocios que puedan distraerte de tus metas iniciales solo por la ambición de obtener más. 

Fechas límites. Si te pones fechas límites para las diferentes actividades que debes realizar te pondrá en ventaja respecto a los demás. Entregar a tiempo un informe, por ejemplo, te dará tranquilidad y podrás mejor rendimiento.  

“El tiempo es una de las variables a las que no puedes escapar”, así que no lo veas como un factor en contra, tenlo como un aliado que puede ofrecerte numerosas ventajas cuando sabes cómo manejarlo. 

Fuente: Mobile Marketing
Imagen: Pixabay_geralt