Como tener el rendimiento de un atleta olímpico

Por estos días estamos en “modo Olímpico”, pegados a la pantalla con cada una de las acciones de nuestros colombianos y de seguro que se te ha cruzado por la mente… ¿Si yo fuera ciclista, si fuera boxeador, si fuera levantador de pesas, ganaría alguna medalla?

18

Estas justas de Rio dejan ver el lado competitivo que todos tenemos dentro y que algún día de pequeños soñamos ser siendo un medallista, teniendo como ídolos o súper héroes a todos aquellos deportistas que ganan medallas en una cita olímpica como esta y que cada vez que terminaba una competición salíamos a la calle con nuestros amigos jugando a imitar a esos titanes.

 Pero nunca es tarde para empezar, aunque ya no tengamos la edad límite o la figura y rendimientos requeridos para competir en un mundial o en unos olímpicos, tenemos la fuerza suficiente para empezar a dar un mejor rendimiento en la disciplina que más nos guste y porque no tratar de igualar alguna marca mundial como el nadador Michael Phelps, el atleta Usain Bolt, y también soñar que somos como el ciclista Nairo Quintana.

Todo empieza con tener voluntad y disciplina. A continuación mencionaremos algunos consejos para obtener un rendimiento al nivel de un atleta Olímpico.

  • Tus alimentos deben ser la esencia de tu fuerza corporal 

De entrada debemos decirle adios a la comida chatarra y olvidarnos de todos esos gusticos como postres y esa debilidades que nos hacen lucir unos kilitos demás. Es entonces cuando debemos sumergirnos en el mundo de lo natural y saludable, donde toda nuestra base alimenticia debe excluirse las gaseosas, las bebidas negras y reemplazarlas por abundante fruta y jugos al natural.

Dependiendo nuestra disciplina nuestra alimentación debe incluirse en buen porcentaje hidratos de carbono y proteínas el cual debe ser consumida entre 60 o 90 minutos antes de iniciar nuestro ejercicio. Tampoco podemos olvidar la hidratación la cual es fundamental para nuestra efectividad en el ejercicio el cual debe estar basada en sodio y glucosa para evitar una deshidratación. Se ha visto el caso de grandes ciclistas que han perdido competencias de alta montaña por no estar suficientemente hidratados antes, durante y después de las carreras, en pocas palabras “les dio la pálida”.

  •  La rutina de entrenamiento

Sea el deporte que hayas escogido como disciplina nunca  puedes negociar el tiempo que le tengas destinado por sencillo o fácil que sea tu entrenamiento. Tu deporte se debe convertir en tu religión, en un estilo de vida, de esta forma veras los resultados y tu cuerpo y mente te lo agradecerán, debes fijarte días y horarios que puedas cumplir.

Es importante que antes de iniciar a practicar el deporte de tu preferencia debes realizarte un chequeo médico para saber las condiciones físicas con las que te encuentras, y si vas a un gimnasio es todavía mejor, ahí puedes tener una rutina de entrenamiento dirigida por un profesional, pero si eres un deportista aficionado puedes consultar guías de entrenamiento en Internet según tu disciplina para de esta forma ir cada día avanzando y obteniendo mejores resultados.

.El descanso o dormir son excelentes revitalizadores

Dormir entre 8 o 10 horas y más aún si eres un deportista de alto rendimiento te ayudará a revitalizar tu cuerpo y recargar las energías necesarias para seguir el camino hacia tu meta, durante los periodos de descanso y más importantes los descansos nocturnos debemos hacerlos en habitaciones aireadas, poco luminosas y en lo posible descansar lejos de aparatos electrónicos como plasmas, o televisores convencionales, también y en lo posible descansar lejos de radiaciones como la del WI-FI y el teléfono celular entre otras. 

  • Fuerza mental

Cuando hablamos de fuerza mental no estamos invocando a seres del más allá o espíritus que nos den fuerza extra natural. “Lo que hacemos es un 75 por ciento mental y 25 por ciento físico Jon Drummond, entrenador de atletismo.

Es en este punto donde radica el éxito o fracaso de cada persona en cualquier deporte o trabajo que desempeñe, a veces nuestro cuerpo quiere una cosa y nuestra mente otra, entonces también tenemos que generar un entrenamiento para nuestro cerebro y esto se realiza tal cual como se hace con un ejercicio físico solo que la diferencia es que todos nuestros pensamientos deben ser positivos al cien por ciento, en lo posible leer, meditar, etc. al punto que cuando nuestro cuerpo se sienta muy cansado y nos duelan los músculos por el esfuerzo físico, el dolor será placentero y cualquier reto que tengamos será cosa de niños.

Cada vez que salgas a entrenar siempre ten presente en tu mente un propósito, una meta, un desafío y así para cada rutina y veras que estarás a la altura de un atleta Olímpico. 

Luis Hernán Fernández

Autor: Luis Hernán Fernández 
Fuentes: www.taringa.netwww.sportfactor.esbiografiasyvidas.comwww.biografiasyvidas.comes.wikipedia.orgentrenamiento.com
Imágenes: pixabay_onacadanpixabay_stevepbpixabay_geralt