Que tu hijo no guarde rencor

Cuando perdonamos nos sentimos liberados en cierta forma, pues ese  problema deja de tener importancia…

296

El rencor es un sentimiento dañino y negativo que está acompañado de la ira, la rabia, el resentimiento y la envidia y conlleva una carga emocional que puede afectarnos a largo o corto plazo. Nuestros hijos son como unas pequeñas esponjas que lo absorben todo, hasta las cosas malas,  no debes permitir que ellos adquieran este sentimiento tan dañino, por eso enséñale a perdonar.

Sé tú el ejemplo.

Un niño siempre ve a sus padres y hermanos mayores como el ejemplo a seguir y hará todo lo que vea importante en su núcleo familiar. No debes hablar mal de los demás frente a tu hijo, guarda límites y así él sabrá qué debe hacer y qué no.

Construye su autoestima.

Crecer con normas y reglas es muy importante, pues nos enseña a comportarnos tanto en nuestro hogar como en la sociedad, pero educar con amor es igual de esencial. Enséñale a amarse a sí mismo y a los demás, ya que todos merecemos cariño y respeto. Él debe aprender a decir que no cuando algo lo disgusta y que todos tenemos un espacio personal (físico y mental) que nadie debe propasar si no estamos de acuerdo con ello.

El valor del perdón.

Cuando perdonamos nos sentimos liberados en cierta forma, pues ese  problema deja de tener importancia, somos mejores personas. En el momento en el que tu hijo perdona, comienza a liberarse de tensiones y daños emocionales.

Los contras.

Explícale cuáles son las desventajas de sentir rencor. Una persona llena de este sentimiento es incapaz de continuar y muchas veces no nos damos cuenta de ello, pues estamos tan concentrados en detestar a quien nos hizo daño que no sabemos que nosotros resultamos más afectados. Esto nos perjudica al punto de no poder establecer relaciones con los demás y comenzamos a cuestionarnos la confianza y lealtad de otros. 

Enséñale a perdonar.

“Si tu hijo posee rencor adoptará el papel de víctima pero, solo tú puedes ayudarle para que ese resentimiento no crezca en su corazón” indica la psicopedagoga María José Roldan en Serpadres.com. Ayúdale a perdonar al compañerito que lo trató mal, pero si sabes que ese niño es una mala influencia y que no dudará en volver a dañar a tu hijo, entonces aconséjale que se aleje de él, pues podemos perdonar y olvidar pero no aceptar el mismo trato varias veces. 

Anímalo a seguir adelante si hubo alguna persona que quisiera dañar su autoestima, pero nunca olvides que lo principal es que aprenda a perdonar. Esto no significa que no deba sentir rabia o ira, pues son estas cosas los que nos hacen estar vivos y desarrollar nuestro carácter, pero sí a tener precaución ante situaciones futuras. 

Imagen:  Pixabay_Greyerbaby