¡Supera el miedo al compromiso!

Algunos estudios indican que la sociedad actual fomenta valores alejados del matrimonio, esto influye mucho en el miedo al compromiso…

373

El matrimonio genera desconfianza y no solo en esta época, desde mucho tiempo atrás ha sido una institución cuestionada. Así mismo, el aumento de los divorcios ha hecho que el compromiso en la pareja sea visto con desconfianza y pesimismo. ¿Para qué casarse si luego terminarás divorciándote? 

Por su parte los hombres tienen un gran miedo a perder su libertad, a que sus vidas cambien un 99% y ya no puedan vivir como acostumbran. Sin embargo, eso no   necesariamente tiene que ser así, pues con el matrimonio se ganan muchas ventajas e ilusiones nuevas que de soltero no puedes vivir. Algunas razones por las que el miedo al compromiso existe son las siguientes:

Influencia de la Sociedad. Algunos estudios indican que la sociedad actual  fomenta valores alejados del matrimonio, esto influye mucho en el miedo al compromiso.

Egoísmo. La negativa por poner de su parte o compartir las rutinas de la vida suele ser un impedimento a la hora de comprometerse. Para pensar en el otro hay que dejar de lado el egoísmo, si te centras solo en ti   el matrimonio va directo al fracaso. 

Ataduras indeseadas. El matrimonio se puede ver como una cárcel, una situación que te estanca en una vida rutinaria. El miedo a caer en esto aleja a los jóvenes del deseo de casarse, nadie quiere ser infeliz ni pasarla mal. En general se asocia con “vivir la vida” a disfrutar solos, sin hijos ni obligaciones a fin de mes, sin embargo esto podría estar relacionado con una gran falta de madurez. 

Superficialidad en las relaciones: Algunas veces las parejas duran muy poco tiempo, pues al primer desencuentro ya se separan, también se hacen vínculos rápidos y superficiales: “Lamentablemente, en muchos jóvenes ha calado este ambiente de inmediatez, que está produciendo una superficialidad en las propias relaciones, que en el caso de las diversiones del fin de semana, se han centrado exclusivamente en la frase hecha de  pasármelo bien. En muchos casos, en esta búsqueda de sensaciones más o menos fuertes, se producen esporádicas relaciones sexuales con la persona conocida esa misma noche, que como mucho se podrán repetir en una o dos semanas más. Todo esto produce un deterioro en sus relaciones afectivas y se devalúa la capacidad de entrega a una persona” se dice en la web Hacer Familia.com.

¿Cómo superar este miedo?

En primer lugar, hay que ser honestos con nosotros mismos, es verdad que no todo el mundo puede llevar un matrimonio exitoso, ya que esto implica además de amor, disciplina y determinación. Es por ello que es necesario que las personas que deseen hacer familia, se pregunten con total sinceridad si quieren o no casarse y que no lo hagan ni por su familia, ni tampoco por los amigos que les puedan rodear.  Tampoco es valido ceder ante las presiones de la pareja. El amor y el matrimonio son asuntos muy serios.

Piénsalo bien y atrévete  a dar ese primer paso.