Temperamento y personalidad (parte 1)

Existen cuatro temperamentos, que fortalecen la personalidad de cada uno de nosotros, y para descubrir en cuál de ellos me encuentro siempre surgen algunas inquietudes como…

Basándome en el libro “Enriquezca su personalidad” de Florence Littauer, quiero compartir con todos ustedes y de una manera sencilla la forma como debemos aprender a relacionarnos con las personas de acuerdo a nuestra personalidad y temperamento y que necesito para entenderme y entender a los demás.

Existen cuatro temperamentos, que fortalecen la personalidad de cada uno de nosotros, y para descubrir en cuál de ellos me encuentro siempre surgen algunas inquietudes como:  Si en una fiesta soy yo quien la animo, o nunca voy a una de ellas. Si me llevo bien con todo los que me rodean o si en cambio vivo en disgusto con todos. Si soy yo quien doy ánimo a las personas para que hagan algo, o son ellas las que me animan.

Al descubrir nuestros propios conocimientos, podemos aplicarlos fácilmente para mejorar las relaciones entre: Una esposa y su esposo, un maestro y su alumno, un empleador y su empleado, un padre y su hijo, amigos y compañeros de trabajo, etc.

Una vez que aprendemos cómo sacar de nosotros lo mejor, encontraremos que los demás parecen mejores también. Cada uno de nosotros nacimos con una combinación de características que nos hace únicos. 

Nacemos con nuestra propia combinación de rasgos temperamentales. Teniendo la meta de mejorar nuestra personalidad, podemos manifestar la obra maestra divina en nuestras vidas. 

Para entender bien lo que es temperamento, hay que tener claro que la personalidad es la naturaleza psicológica o identidad personal del individuo, es estable no cambia con el tiempo y tiene características centrales (los rasgos característicos, fundamentales y duraderos de la persona). Características Periféricas (características y conductas que están sujetas a cambios, como las Preferencias).

Existen también unas teorías de la personalidad que sirven como una guía para entender la naturaleza humana y son interpretaciones personales individuales y colectivas de cada persona.

Podemos juzgar la utilidad de una teoría de la personalidad por su capacidad para describir, explicar, predecir y cambiar la personalidad.

SIGMUND FREUD (PSICOANÁLISIS) escribió extensamente sobre investigaciones dentro de la dinámica de la psique humana. Logró avances significativos en la comprensión y tratamiento de los trastornos funcionales (psicógenos), dice que el Instinto es una fuerza de base biológica, un comportamiento innato característico de una especie en particular. Su fuerza se descarga en un solo objeto. Por tanto los instintos de necesidad de comida, agua, aire, sueño, regulación temperatura y alivio del dolor entre otros contribuyen a la vida. Los instintos  Thanatos. Empujan al individuo hacia el descanso y la conservación de las energías y hacia el equilibrio constante del cuerpo. Freud menciona unas etapas de desarrollo en las personas como son:

  • La fase oral (0-11/2 años).  Siente placer de su cuerpo, necesidad de chuparse los dedos, y placer de masticar. 
  • La fase Anal (11/2-3 años) El valor psíquico está en la retención y el control de los objetos internos. 
  • La fase fálica (3-5 años) El niño desea a su madre y teme los celos de su padre: es el complejo de Edipo. La llamada forma negativa del complejo de Edipo implica la atracción hacia su progenitor del mismo sexo y el odio por celos al de sexo contrario. En la niña, se da el complejo de Electra, el deseo hacia el padre, mucho más complejo, se va  abriendo camino por las decepciones en la relación la madre.
  • La etapa de latencia (5 años- adolescencia) Se suprimen los sentimientos sexuales.
  • La etapa de latencia (5 años- adolescencia)
  • La fase genital (adolescencia) El adolescente comienza a sentirse atraído por miembros del sexo opuesto y dicha atracción culmina en la unión sexual. 

Existen también algunos mecanismos de defensa como represión negación, proyección y desplazamiento 

Otros psicoanalistas como CARL GUSTAV JUNG Y ALFRED ADLER, explican en sus teorías sobre la personalidad que existe el inconsciente, el consciente, el principio de inferioridad, de superioridad.

Con base en las teorías anteriores y de acuerdo con  el pensamiento de sus autores, se entiende de una manera más clara los cuatro temperamentos que todo ser humano desde su origen tiene.

Los cuatro tipos de personalidad definidos con base en los temperamentos son: Sanguíneo, melancólico, colérico y flemático

Cada uno de nosotros nacimos con una combinación de características o rasgos temperamentales que nos hace únicos teniendo la meta de mejorar nuestra personalidad.

Las características más puras de cada personalidad son:

SANGUINEO:   Los temperamentos sanguíneos son:

  • Extrovertidos y optimistas
  • Cálidos, tienden a besar, abrazar, acariciar a sus amistades
  • Emocionales y demostrativos
  • Hacen del trabajo una diversión, les encanta estar con otras personas
  • Encuentran algo emocionante en cada experiencia y lo recuentan con lujo de detalles vividos
  • Niños: Buscan diversión, tienden a ser curiosos y alegres
  • Su carisma natural atrae a las personas
  • Habla fuerte, domina la conversación, cuenta historias
  • Viven el momento, tienen memoria corta
  • Desean ser el centro de atención
  • Siempre parece ser ingenuo e inocente.
  • Les gusta el mundo de fantasía, ser niños por más tiempo
  • Quieren ser útiles y populares, se ofrecen para trabajos voluntarios
  • Creativos, inventan nuevas y dramáticas ideas
  • Hace amigos fácilmente

EL MELANCOLICO (perfeccionista.): El temperamento melancólico es:

  • Introvertido y pesimista
  • Prevé problemas potenciales y mide las posibles consecuencias
  • Intenso, pensativo, analítico, callado, prefiere estar sólo
  • Niño: Tienen juguetes que necesitan ser estudiados y juegos analizados
  • Pensador, serio en sus intenciones, analiza el mejor plan para su vida
  • Organizado, aprecia la belleza y la inteligencia, intelectual
  • Capacidad para analizar los problemas y solucionarlos calladamente
  • Se fijan metas a largo plazo dedicadas a cumplir un propósito valioso, determinado
  • Talentoso, creativo, idealista
  • Le gustan las listas, los diagramas y las cifras
  • Empecinadamente detallista
  • Dice: ¨Si vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo bien¨
  • Se preocupa por los demás y es sensible a sus necesidades
  • Excelente consejero, escucha los problemas de otros, los analiza y propone soluciones viables

Estos temperamentos el melancólico y el sanguíneo tienen opuestos como:

* Temperamentales

* Se dejan dominar por la situación

* Emocionales a ritmos diferentes, los altibajos del sanguíneo duran un minuto, los del melancólico un mes.

En la segunda parte de este artículo te contaré todo lo relacionado con los otros dos temperamentos, debes estar pendiente en los próximos días para entregarte la segunda parte de este artículo. Déjanos tus datos en la parte de los comentarios,  para comunicarte el día que salga la segunda parte.

Fuente:
Educación de Millonarios 
Florence Littauer, Enriquezca su personalidad, Editorial unilit, 1983
Imagen:
Pixabay_Johnhain