Un sueño

203

Otra vez he soñado… era llegada la aurora, cuando mi espíritu cansado de vagar, ya mi cuerpo lo apremiaba.

Fue cuando entré en un vacío sin fin, atravesé otros mundos y contemplé un pergamino con color añejo de historia .

Mis ojos se posaron en el, mil jeroglíficos con formas sin forma pasaron ante mis ojos.

Fue cuando una voz más profunda que los océanos, más vibrante que las estrellas, hacía estremecer mi espíritu. Y al unísono que mis ojos se desplazaban en el extraño documento, la voz decía:” Eres tú, de quien Rebelis ha llamado la molécula divina, el representante de Dios en la tierra, el creador de cielos y tierra, el alfa y el omega.

Eres tú el omnipotente, el omnipresente, el omnisapiente. Eres la razón por la cual brillan las estrellas, eres tú la causa por la cual la creación estalla en éxtasis cada mañana. Eres tú por lo que las rapsodias de luz de los mundos refugie en las galaxia estallando en grito de libertad.

Eres tú la causa de todo lo creado, por lo que la vida lucha con ahínco de mujer protectora, eres tú la esperanza del ser de luz que despertara mañana, y aún así a veces te preguntas que si tienes alguna importancia? pues sí la tienes, la tienes toda por que eres tú la razón de que todo exista, de este montaje llamado vida, de éste drama llamado existencia, por que la divina presencia de Dios eres tú”.

Eres tú querido lector.

Rosur.