Reflexiones_6

0
262

Celebrando estas fiestas de natividad y del nuevo año, reflexiono sobre el verdadero día del nacimiento de Jesús, que fue el seis (6) de enero y no el 25 de diciembre, como estamos tradicionalmente acostumbrados a celebrarlo. 

Los antiguos cristianos antes de la época de Constantino celebraban el cumpleaños del “Divino Rabi’, el seis (6) de enero y aun hoy la religión Católica Ortodoxa lo sigue celebrando en el primer mes del año como lo hacían los primitivos cristianos.

Fue Constantino, trescientos setenta y cinco años después de Jesucristo, como emperador romano quien decidió en el famoso Concilio de Nicea, cambiar la fecha de la natividad del Mesías, del seis (6) de enero al 25 de diciembre día del sol, para así terminar con una guerra entre los antiguos cristianos y los paganos.

A Constantino se le toma como un genio al haber hecho lo anterior por que así tuvo contento a los dos bandos. A los paganos por que se celebraría el cumpleaños del rey de los judíos el día del sol “Sol Invicto”. 

Y a los cristianos por que seria el posicionamiento de su Maestro sobre el paganismo. Los dos bandos quedaron felices, pero esto no era suficiente por que a todo rey según los paganos de la antigua Roma habría de considerarse como a un Dios, por lo tanto los paganos exigieron que si era Jesús el Cristo quien iría a comandar la religión del imperio Romano tendría que endosarse, y así fue.

 Otro pormenor fue la abolición de la creencia en la reencarnación en la que creían los antiguos cristianos, tal vez por que a los Dioses paganos no les vendría bien ser gobernantes de seres eternos , sino de mortales.

Fue Constantino la reencarnación de Jesús,

“Mi reino no es de este mundo” .

quien tuvo que reencarnar esta vez como emperador para rescatar la huella que había dejado su anterior encarnación Jesús. Algo muy similar a lo que ocurrió con Juan XXIII, que siendo la reencarnación otra vez de Jesús, tuvo que cambiar el rumbo de ese otro imperio Romano esta vez en miniatura llamado el Vaticano. 

Constantino cambió el rumbo del mundo con el Concilio de Nicea y Juan XXIII con su Encíclica “Matter et Magistra”. Convirtió la iglesia Católica en una organizacion moderna y contemporánea y abierta mas a la realidad del mundo. 

Humanizando el dogmatismo religioso y desmitificando a sus ministros.

Consultar los libros: 

“El Enigma Sagrado”, 

” El Legado Mesiánico” por: “Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln.

.

Rosur.