Síndrome del nido vacío

¿Qué harás cuando tus hijos crezcan y se vayan?

0
233

Cuando los vástagos se casan o deciden independizarse queda la gran  ausencia de aquellos hijos que acompañaron a sus padres durante varios años de su vida en casa, en los que  se compartieron grandes momentos algunos  de felicidad y otros  no tanto,    lo  realmente importante fue poner eternidad en el momento como decía el filósofo y escritor Miguel de Unamuno.     

Pero, ¿qué experimentan los padres cuando sus hijos se marchan definitivamente de casa?   El síndrome del nido vacío así se le llama a esos sentimientos de  (tristeza,  soledad, sensación de vacío, melancolía, ansiedad o irritabilidad).  En otros casos el sentimiento es de culpa, cuando la relación fue tensa  por conflictos pasados.

Estudios  indican que un nido vacío también puede reducir los conflictos familiares, y puede ofrecerle a los padres muchos otros beneficios.

Lo importante en este proceso normal de la vida  es “saber soltar y dejar marchar”.   Los padres deben aceptar que sus hijos han crecido y desean vivir de forma independiente, como ellos también lo hicieron en algún momento de su vida.   

Deben tener en cuenta que la relación con los hijos no termina, simplemente cambia. Lo importante es ser positivos y mantenerse ocupados.

¿Qué hacer como padres cuando el nido queda vacío?

  • Pensar que es un nuevo comienzo y no un final.
  • Buscar la compañía de amigos, compañeros de trabajo o familiares.
  • Realizar actividades que le gusten como su deporte favorito, sus hobbies, o  volver a la universidad.
  • Realizar un voluntariado  esto le permitirá conocer gente nueva,  y le traerá  beneficios tanto para su salud física como mental.
  • Refuerce la relación con su pareja,  tendrán  más tiempo para compartir los dos, viajar, divertirse etc.

¿Qué hacer con nuestros hijos cuando han dejado el nido?

  • Continuar la comunicación con ellos utilizando los medios actuales como WhatsApp, redes sociales, o  una llamada por celular, establecer un horario para comunicarse.
  • Apoyarlos en esta nueva etapa que la vida les está brindando, que puedan contar con ustedes como padres.
  • Nunca los hagan elegir entre su nueva vida y ustedes, porque eso sólo les hará sentirse culpables por haberlos “abandonado”.
  • Ellos también deberán acostumbrarse a estar solos y a adaptarse a su nueva realidad.
  • Cuando sus hijos tengan problemas eviten decirles la típica frase de “Yo te lo advertí”.  Sólo provocarán que sus hijos no les hagan partícipes de sus preocupaciones y se guarden para sí mismos sus problemas.

Para terminar, recuerden que el síndrome del nido vacío, dura lo que ustedes como padres tarden en adaptarse a su nueva vida.  Y con el tiempo, después de unos meses notarán que la relación con sus hijos será de mejor calidad que cuando conviven con ellos.

Autor: Jeymmy Segura
Fuentes: infosalus.commayoclinic.orgcuidatusaludemocional.comqmayor.com
Imágenes:  co.pinterest.com/Shoby, pixabay.com/ID2396521