Pensamientos Rosur – # 027 —

0
34

Cierro mis ojos, y en un tunel de verde esmeralda mi esencia divina vertiginosamente viaja, y ya no siento las limitaciones de mi cuerpo, porque puedo volar sin barreras, recorrer: rios, montañas y praderas. Todo desde arriba como las estrellas.

Un cordón tan delgado como el grosor de un hilo de seda y del color de una luna de plata; me une a mi materia, me respalda y protege, ensanchándose sin límites a donde mi espíritu fuera.

Esto hace que mi ser sin limitaciones seguro se sienta, se abre al universo despierto, como una flor surgida de la Madre Tierra, en plena primavera. Escudriña los secretos más intrincados y profundos, y ante tal belleza, apreciable ante mis ojos, siento de Dios la presencia, como si dentro de mí, fuera.

Rosur.