Pensamientos Rosur – # 051 —

0
65

La espiritualidad nadie te la puede brindar, ni regalar, ni negociar, ella yace dentro de tí, esperando a que despiertes. Realmente, eres más espiritual que otra cosa y no lo has descubierto. No importan tus títulos, tu apellido o abolengo, todo eso se quedará aquí.

Entrar en ese mundo esencial es soltarse: de las ataduras del miedo y de la culpa que te ofrecen las religiones, de los prejuicios que te ofrece la sociedad, del querer la aceptación de todo el mundo. Es abrir tus brazos, y recordar que estamos en un viaje, una experiencia y que aunque la materia no es eterna, tu ser interior se sirve de ésta para experimentar lo aprendido y aprender a gobernar tu existencia, no dejando que las circunstancias decidan tu destino, sino escogiendo entre todas ellas, la que mayor evolución futura te ofrezca.

Cuando te hallas en la búsqueda de tu verdadera realidad, de tu real esencia, en algún lugar ignoto o familiar, hará un click tu alma y te darás cuenta que, el mundo de lo trascendental, has descubierto, pero que es tan íntimo, tan personal, que no puedes convencer a otros de entrar en ese estado del ser, sino es su tiempo. Sólo podrás hablar de él, referenciar a otras personas  de ese nivel maravilloso de conciencia. Pero no les podrás transmitir tu experiencia total, cual la sentiste, porque es una vivencia muy íntima y única.

Rosur.