Pensamientos Rosur – # 159 —

0
39

«

Bendito el suelo que pisas, tú Molécula Divina de Dios encarnada, porque gracias a ti, la Madre Tierra tiene la esperanza de ser eterna como lo es tu espíritu. Chispa Divina de fuego, que has tenido que pasar por los procesos: de roca ardiente cuajada, de agua maleable y zigzagueante, la cual nos enseña a moldearnos a toda circunstancia.

Tú, que has venido tantas veces y tu energía pura y divina, en esencia, se ha extendido en el planeta con tu presencia como si fuese la hiedra. Tú, que como fuerza inconsciente hiciste bramar la Madre Tierra como si fuera un Tambor.

¡Y ahora, victorioso y erguido. Abres tus brazos de oriente a occidente formando una cruz!

»

— Rosur.