Pensamientos Rosur – # 213 —

0
66

«

¡Calma, refugio de mi cuerpo y de mi alma, que haces refugiarme en tu seno, lleno de apacibles silencios, que analizan, mi estado febril y pasajero.

Calma, tesoro único, que se transfiere con el ejemplo que contemplan los ojos, que con la inocencia de un niño, perciben lo banales que suelen ser los enojos.

Calma mía, muy mía. Porque siempre has sido mi fortaleza,  instrumento de sabios y el don de aquellos que denotan gran belleza!

»

— Rosur.