Pensamientos Rosur – # 222 —

0
126

«

Me embriaga tu presencia Divino Maestro, tú que vives y reinas dentro de mí, sin que yo pueda nunca huir de ti.

Tú me juzgas, pero también me consuelas, eres imparcial y resonante, porque tu origen mismo se halla en las estrellas.

¡Eres luz, luz de luz, e iluminas mi mente, mi espíritu y todo mi ser, defendiéndome así: de toda maldad, de toda querella!

»

— Rosur.