Pensamientos Rosur – # 242 —

0
50

«

Encumbrada fuiste Juana, te llamaron la papisa, pues con todo tu desparpajo, te sentaste en el solio de Pedro, el cual no osaba sentarse sino, todo ser masculino.

Pero tú, cubierta de las vestimentas pontificiales, siendo mujer, pasaste desapercibida, llegando tu nombre a ser un mito: ¡Juana la Papisa!

Hoy, después de muchos siglos, te acusan de haber oficiado misa, sobre aquel púlpito en la catedral primada de nuestra patria ¡Juana ha vuelto, Juana la papisa!

»

— Rosur.