El lenguaje corporal VS El lenguaje virtual

"La nueva tecnología de la información, internet y el email, prácticamente han eliminado los costes físicos de la comunicación" Peter Druker

0
168

El video nos muestra la importancia del lenguaje corporal y del contacto visual cuando nos comunicamos,  es lo que hace la diferencia a cuando nos comunicamos por medio de la tecnología, y nos basamos en la interpretación  de emoticones y  palabras escritas, sin contacto visual o corporal.   

El lenguaje corporal genera mayor credibilidad en los sentimientos, mientras que el lenguaje virtual se presta para ambigüedades,  el problema son las malas interpretaciones, sin el lenguaje corporal, no siempre se entiende lo que en realidad se quiere decir, pese a la ayuda de los emoticones.

Si algunas veces falla la relación más elemental de todas, que es el cara a cara, la más sofisticada tecnología de la información servirá de poco.  Como plantea Vilchez “faltan los matices y acentos de la comunicación no verbal, falta ver el rostro y las expresiones del interlocutor, el tono con el que se dicen las cosas. Esa carencia de comunicación no verbal no se suple, a pesar de los intentos, a través de los emoticones”.

Nuestro lenguaje corporal nos permite brindar información sensible al otro de nuestra personalidad, intenciones y sentimientos, nuestro cuerpo y apariencia hablan por nosotros.  

Canales que utiliza nuestro cuerpo para comunicarse:

  • Nuestras expresiones faciales: en nuestro rostro reflejamos las siete emociones básicas: alegría, sorpresa, tristeza, miedo, ira, asco y desprecio.
  • Los gestos: aquellos movimientos involuntarios que realizamos mientras nos comunicamos, el movimiento del rostro, de las manos con los que expresamos afectos o transmitimos mensajes
  • La postura corporal: expresa nuestro grado de interés y apertura hacia los demás. También incide en nuestra imagen personal para transmitir confianza, estabilidad y seguridad.
  • La apariencia: siendo la principal fuente de información a la hora de formarnos una primera impresión de alguien, nuestro aspecto habla de nuestra edad, sexo, origen, cultura, profesión, o condición social y económica, entre otros muchos datos.
  • La háptica: el tacto y su influencia cuando nos relacionamos, es importante e imprescindible a la hora de establecer intimidad, y revela información muy sensible, como la posición de dominio en la interacción.
  • La proxémica: Cuanto nos acercamos al otro según la distancia entre individuos, es íntima (-45 cms), personal (entre 45 cms y 120 cms), social (+120 cms) y pública (+360 cms), en función del tipo de relación.
  • El paralenguaje: El volumen, tono o velocidad de nuestra voz, son la música de nuestras palabras.

Cuando nos comunicamos no se trata solo de hablar y escuchar las palabras de las otras personas, se trata de escuchar más allá de las palabras, nuestro cuerpo también habla.  Sin embargo, nuestra  realidad hoy en día mediada por plataformas digitales no nos permite escuchar más allá de las palabras.  Aunque, debemos reconocer que este tipo de comunicación tecnológica también tiene sus ventajas, o si no que lo digan aquellas personas  que son introvertidas, quienes cuando utilizan este tipo de canales se pueden mostrar más abiertas y seguras al comunicarse con los demás.

Autor: Jeymmy Segura
Fuentes: teresabaro.com, google.com, scielo.org.mx, analisisnoverbal.com
Imágenes: Pixabay-RobertCheaib, Pixabay-geralt, Pixabay-geralt
Video: Dani Montes