La danza contemporánea en Colombia

La danza contemporánea en Colombia, como en otros países, también tuvo su evolución a partir de la danza moderna. En los años setenta generó inquietud y el inicio de su consolidación se dio en los años ochenta.

0
288

El bailarín, docente, creador e investigador en historia de la danza Raúl Parra Gaitán ha contribuido significativamente en la investigación de la danza contemporánea en Colombia. En su artículo escrito en el periódico El Espectador,  Apuntes para una historia de la danza contemporánea en Colombia, publicado el 7 de agosto de 2017, da cuenta de una compilación cronológica que ha venido haciendo, para tener una documentación que logre reconstruir la historia de esta danza. 

Aunque en general la danza de todos los géneros en Colombia adolece de una historia bien documentada, como lo planteó la antropóloga Nubia Florez en el Segundo Congreso Nacional de Investigación en Danza en la Universidad Jorge Tadeo Lozano (agosto de 2013); en la exposición de su ponencia, ella dijo al respecto: “(…) los documentos que testimonian el trabajo de coreógrafos y bailarines se hallan dispersos en archivos particulares (…)”.  

Sin embargo con el trabajo de investigadores como Nubia Flórez y Raúl Parra se ha logrado establecer que en 1932 la danza moderna llegó a Colombia, y el pionero en traerla fue el maestro Jacinto Jaramillo, quien estudió en California, Estados Unidos, en la escuela que heredó Irma Duncan de Isadora Duncan. 

Según Raúl, ya en los años setenta por medio de algunas academias de danza se vinculaban ocasionalmente profesores extranjeros de modern dance. En 1973 se funda El Estudio, una de las primeras escuelas que ofreció, entre otras, esta técnica. Dicha escuela fue dirigida por la rumana Irina Brecher —quien dictó clases de ballet a los bailarines de Michael Jackson en su fallida gira This Is It— y el colombiano Rafael Sarmiento.

Irina inició en técnicas modernas a Carlos Jaramillo, Sonia Ryma, Peter Palacio, entre otros. Carlos Jaramillo y otros bailarines que conocieron esta técnica en los años 70 deciden viajar a Estados Unidos para complementar su aprendizaje; la mayoría optan por el Martha Graham School de Nueva York.

Al regresar a Colombia en 1981, Carlos Jaramillo fundó su academia Triknia Kabelioz, junto a Sonia Ryma en Bogotá. Así como él, otros bailarines fundaron sus academias en varios lugares del país durante la década de los años 80. De esta manera se inició la consolidación de la danza contemporánea en Colombia.

En principio quienes contribuyeron a la visibilización de esta danza fueron el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB) desde 1988 y la Contraloría General de la República entre 1987 y 1990, en cabeza de Marithza García (directora general del auditorio Crisanto Luque). Dicha entidad organizó el Festival Nacional de Danza Contemporánea, el primero de este género que se conoce en Colombia.

Gracias a la gestión del coreógrafo Álvaro Restrepo en la Academia Superior de Artes de Bogotá (ASAB), desde 1994 los interesados en aprender esta danza lograron acceder a un programa formal, en una institución pública. Hoy en día se cuenta con varias generaciones de bailarines de danza contemporánea, egresados de esa institución. 

Desde los años 90 se ha progresado en la creación de compañías independientes. Según la investigación de Raúl, se listan algunas de las compañías que se iniciaron en esa década. Medellín: Danza Concierto de Peter Palacio, Tacita de Plata de Lindaria Espinosa; Bogotá: Om-Tri de Carlos Latorre, Adra Danza de Marta Ruiz, Anaxis de Norma Suárez y Raúl Parra, la compañía Gustavo Llano, L’explose de Tino Fernández, Danza Común; Barranquilla: Ballet Contemporáneo de Barranquilla de Rosanna Lignarolo. Varias de estas compañías siguen vigentes.

Autor: Vilma Guzmán
Fuentes: elespectador.commincultura.gov.coissuu.comresearchgate.netmincultura.gov.corepository.unad.edu.co 
Imágenes: mapio.netfacebook.com/academia.DT 
Videos: youtube.com/rhpositivodcrtvcplay.coyoutube.com/MemorArte Fest.