Pensamientos Rosur – # 014

0
83

Pasan las horas, pasa el tiempo, tu cuerpo cambia pero tu ser divino se mantiene intacto, pues son las cosas vividas las que alimentan tu ser interior. Pasa el espacio infinito que recorre el orbe a través de tus ojos, para darte cuenta que eres un viajero del cosmos ¡Cuántos rostros, cuántos lugares han pasado frente a tus fanales, tantas vivencias, tantas circunstancias te han hecho lo que eres ahora un sabio!
Tu figura perene se haya gravada en la mente de quienes han tenido el privilegio de conocerte. Tú ser irrepetible, ser único, que al viajar en la existencia, te das cuenta que el tiempo no existe, tan solo hay espacio.
Y mientras cae la lluvia suave y serena, te llega el aroma de la Tierra, Madre buena; aroma de flores, de un atardecer de mayo. Ruidos apacibles van danzando con los ritmos de tu corazón, latidos de vida, parpadeos de espejos que delatan tu alma escondida.