Santa Bárbara: en busca de sus orígenes históricos

La historia de una niña de trece años que ha trascendido desde el siglo III después de Cristo hasta nuestros días

130

En medio de la investigación para escribir la historia de la Virgen de Chiquinquirá, me encontré con la sorpresa de que en una colina de la parte más alta de Chiquinquirá, donde se divisa toda la ciudad, había un Santuario de Santa Bárbara.

Al escuchar la historia que cuenta el sacerdote del Santuario de Santa Bárbara en una entrevista, comencé a investigar los orígenes históricos de esta santa. En mi búsqueda, encontré al Dr. Francisco González López, quien escribió un libro titulado: « ¡A esta Santa Bárbara jamás me encomendé! Los giros de la iconografía de Santa Bárbara en la Nueva Granada«.

Según relata el Dr. Francisco en su libro, tras una exhaustiva investigación sobre esta mártir, se encuentra con uno de sus biógrafos, el dominico arzobispo de Génova, Santiago de la Vorágine, autor de la Leyenda dorada, a finales del siglo XIII. Este autor describe a Santa Bárbara como una niña de trece años de edad, mencionándola como una de las mártires cristianas más populares de la Edad Media.

A la santa también se la conoce como la Virgen de Nicomedia o Santa Bárbara de Nicomedia. La historia, originalmente escrita en griego, fue luego traducida al latín y al sirio.

Santa Bárbara fue nombrada patrona de una basílica en El Cairo. Algunos historiadores sugieren que ella pudo haber sido la sustitución de una deidad celta llamada Borvo, uno de los nombres del dios de la guerra.

Historia de Santa Bárbara

Esta es una de las tantas versiones de la historia de Santa Bárbara, al igual que existen diferentes imágenes de ella.

Se dice que era hija de un pagano llamado Dióscoro. Su belleza era tal que era inevitable el asedio de príncipes extranjeros que querían desposarla, por lo que su padre la encerró en una torre muy alta, que quedaba sobre una colina.

Sin embargo, durante un viaje de su padre, la joven tuvo diálogos con Orígenes, padre de la Iglesia católica de Oriente, y a partir de ese momento, Bárbara se convirtió al cristianismo.

Su fe era tan fuerte que, al ver que la torre en que habitaba tenía dos ventanas, mandó a construir una tercera, que le recordara el misterio de la Trinidad.

Cuando su padre regresó y se enteró de que su hija se había adherido a la nueva fe, su ira fue tal que intentó decapitarla. Sin embargo, de forma milagrosa, ella logró escapar y una roca se abrió para esconderla. Dos pastores que la vieron le dijeron al padre dónde se encontraba, y él la arrastró hasta entregarla a las autoridades romanas.

Los pastores recibieron un castigo divino: se convirtieron en estatuas de piedra y sus ovejas en langostas. Bárbara fue sometida a juicio y se negó a honrar a los dioses paganos, declarando su decisión de morir por Cristo.

La sentencia fue: ser azotada y decapitada, pena que su propio padre se encargó de llevar a cabo. Los soldados la arrastraron sin ropa por toda la ciudad hasta llegar al sitio de la ejecución.

Una vez que su padre bajó de la montaña, tras cumplir con la ejecución de su hija, un fuego descendió del cielo quemándolo por completo, dejando solo cenizas.

La mayoría de las crónicas ubican la existencia de Santa Bárbara en los tiempos del emperador romano Maximiano Galerio, entre el 250 y el 311.

Autor: Vilma Guzmán                                                                                                    Fuente: editorial.urosario.edu.co, ewtn.com, nps.gov, eltiempo.com, diocesisdechiquinquira.org, books.openedition.org. 
Video: Youtube - Canal Teleamiga 
Imágenes: Imágenes tomadas del video en YouTube: Santuario Santa Bárbara, Chiquinquirá en Arquitectura y Fe - Teleamiga